La crisis del Antiguo Régimen. Liberalismo frente a absolutismo (1808-1833)

departamentoccssgeohis@gmail.com

CONTENIDOS

En primer lugar, ya hemos empezado a estudiar  la crisis del Antiguo Régimen en el cambio del siglo XVIII al XIX, durante el reinado de Carlos IV (1788-1808) . Continuaremos con la guerra de independencia  (1808-18014) y reinado de Fernando VII (1814-1833)

En segundo lugar, analizamos la construcción de un Estado liberal en España durante el reinado de Isabel II (1833-1868), el sexenio democrático (1868-1874) y la Restauración (1875-1898-1902). A continuación estudiaremos los primeros años del reinado de Alfonso XIII y los elementos que van a determinar la crisis del sistema político de la Restauración.

Por último, estudiaremos las transformaciones económicas, sociales y culturales a lo largo del siglo XIX hasta comienzos del siglo XX analizando los procesos de industrialización y modernización

Los contenidos de estos bloques se encuentran en los siguientes temas del  libro:

Tema 8.- Crisis del Antiguo Régimen y comienzo de la revolución liberal

Tema 9 y 10.- Construcción del Estado Liberal y Restauración. Transformaciones económicas, sociales y culturales del siglo XIX

Tema11.- El reinado de Alfonso XIII

La tercera evaluación estudiaremos República, guerra, dictadura franquista, transición y España actual

Historia de España en historiasiglo20.org

Historia de España. Kairós CNICE

España en el siglo XIX (El pasado del tiempo)

Historia de España Contemporánea 1808_2004

PRESENTACIONES

La España del siglo XIX

La crisis del Antiguo Régimen

Construcción y consolidación de un sistema liberal

Crisis del sistema liberal

APOYO AUDIOVISUAL

Artehistoria. España en la era de las revoluciones

Artehistoria.Restauración y fin de la monarquía

Liberales y carlistas, vídeo UNED

Repaso audiovisual a la Historia del siglo XIX a través de las imágenes de la serie Memoria de España

Nueva Historia de España. Crisis del Antiguo Régimen

Nueva Historia de España. La España Liberal

Nueva Historia de España. La España de la Restauración

 

Anuncios

Larra, desesperación liberal y romántica

 

Firma de Mariano José de Larra.svg

Del mismo modo que Goya y Jovellanos fueron nuestros hilos conductores del comienzo de la crisis del Antiguo Régimen, a través de la corta vida de Mariano José de Larra (1809-1837) descubriremos las contradicciones, debilidades y conflictos del final del reinado de Fernando VII y el difícil inicio de un régimen liberal. Tiempos de eclosión del romanticismo, de ilusiones y frustraciones en los que nace la frágil e inestable España liberal del siglo XIX.

La España de Larra. Retrato de un país mísero y gris

Larra, la desesperación creadora

Bicentenario de Larra

Larra y la revolución burguesa

La melancolía de un liberal

Larra. Escribir, llorar, tal vez morir

Memoria de España. Por la senda liberal

Nueva Historia de España: la crisis del Antiguo Régimen

«Ese vago clamor que rasga el viento / es la voz funeral de una campana / vano remedo del postrer lamento / de un cadáver sombrío y macilento / que en polvo sucio dormirá mañana». 

José de Zorrilla, 15 de febrero de 1837 en el entierro de Larra

 

D

“Hombres nuevos para cosas nuevas (…) En tiempos turbulentos, hombres fuertes, sobre todo, en quienes no esté cansada la vida, en quienes haya ilusión todavía; hombres que se paguen de gloria y en quienes arda una noble ambición y arrojo constante contra el peligro”.

Larra. Dios nos asista, abril de 1836

 

Larra, guía didáctica de Emilio Sales (con motivo de su bicentenario, 1809-2009)

Larra en la Biblioteca virtual Cervantes

Mariano José de Larra (Museo nacional del Romanticismo de Madrid).JPG

Larra. Trayectoria personal y literaria

Hablemos de Larra: El día de Difuntos de 1836

En este país

Artículos selectos

Larra para twittear

Andrés Borrego, pionero del periodismo parlamentario

Del XVIII al XIX con Goya y Jovellanos

Las vidas de Goya y Jovellanos sintetizan el cambiante mundo que lleva del siglo XVIII al XIX, en el que acontece la crisis del Antiguo Régimen

Francisco de Goya y Lucientes, “Autorretrato”, 1815. Autorretrato de Goya a la edad de 69 años. Con su pose inclinada hacia adelante, Goya, crea un contraste impactante entre la composición desequilibrada y la gran determinación de su mirada, que nos invita a compartir su visión de liberar a la humanidad de los “prejuicios habituales y prácticas erróneas que la costumbre, la ignorancia o el interés egoista han hecho habituales”.

La época en la que vivió Goya se corresponde con el despotismo ilustrado de Carlos III y su proyecto de  reformas económicas (agraria y fiscal) y educativas para promover el bienestar general de la población española, oponiéndose a los intereses de la oligarquía feudal y la Inquisición;  la crisis del Antiguo Régimen durante el reinado de Carlos IV marcado por las repercusiones de la revolución francesa, de la época napoleónica y la decadencia y desprestigio de la monarquía española que culmina en los sucesos de 1808; la guerra de independencia  con su violencia y brutalidad, la división entre patriotas y españoles y entre liberales y absolutistas y el arranque de la revolución liberal con las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812; la restauración del absolutismo a partir de 1814 con Fernando VII y la represión de liberales y afrancesados a la que sobrevivió también Goya; las rebeliones liberales que consiguieron recuperar la lesgilación de Cádiz entre 1820 y 1823 y la vuelta al absolutismo que llevó a Goya al exilio en el que murió en 1828. Al menos supo del fin de la Inquisición en España aunque no pudo asistir al final del reinado del “rey felón” que dejó como herencia una nueva guerra civil en 1833, una guerra dinástica e ideológica que enfrentará a los absolutistas carlistas partidarios de sus hermano Carlos María Isidro y a los cristinos/isabelinos del ala más moderada del absolutismo y del liberalismo.

 “Alegoría de la Constitución de 1812”, 1812-1814. El lenguaje alegórico empleado aquí, se parece al usado durante el período de la Revolución Americana. En el centro se encuentra una hermosa jóven iluminada, que representa la libertad de la nación Española. En su mano izquierda sostiene un pequeño libro de la Constitución de 1812. En su mano derecha sostiene un pequeño cetro. Un anciano barbado la sostiene firmemente del brazo (el Tiempo, con un reloj de arena), y la protege de las tinieblas con sus gigantescas alas. En el primer plano, se encuentra una mujer semidesnuda, que escribe en un fajo de papel. Representa la Historia, cuya tarea es revelar la verdad (en wikipedia está datada entre 1798-1800)

Como artista, empezó en el  tardobarroco y el rococó, predominantes en la primera etapa, hasta 1780 aproximadamente, pasó por la corriente academicista tomando como referencia el calsicimsomitaliano y el  idealismo clasicista de Mengs, verdadero guía artístico para académicos ilustrados y artistas inquietos, y el  neoclasicismo en el reinado de Carlos IV, hasta desembocar en un incipiente romanticismo e impresionismo  y en muchos sentidos precursor de las vanguardias

Un pintor y una obra compleja derivada de la fusión del genio de su personalidad  con la tumultuosa época en la que vivió. Su aceptación de  la razón ilustrada coexistió con su aproximación  creciente a lo caótico, oscuro e irracional. Algunos afirman la existencia de dos Goyas: uno  el pintor del Madrid optimista, popular y aristocrático de fin de siglo, pintor de la Corte, pintor público de obras de encargo, de tapices y retratos; otro el artísta crítico, satírico, instintivo  e imaginativo de los caprichos, los desastres de la Guerra y las pinturas negras  con las que desentraña su visión de la Esaña negra. Dos caras de una misma moneda.

 

Francisco de Goya y Lucientes nació en 1746. Era hijo de un artesano dorador que trabajó en Zaragoza, capital de Aragón. Estuvo en Italia  en su años de formación. Hizo trabajos de pintura mural religiosa en Zaragoza y desde 1775 se convirtió en pintor de la Corte en Madrid. Realizó entre 1775 y 1792  los cartones para la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara destinados a decorar los salones de la nobleza cortesana. Reflejó en sus obras el Madrid castizo, popular y aristocrático.


En los años 80 empezó a relacionarse con la alta sociedad madrileña en parte gracias a la amistad con Jovellanos. Goya, se dejó influir por las ideas ilustradas del asturiano, de Meléndez Valdés, Cean Bermúdez y Moratín. El espíritu de las luces” se apreciará tanto en obras de pintura como de grabado.En 1789 se convierte en pintor de cámara del nuevo rey  Carlos IV. Más interesado en la caza  que en el gobierno dejó las cuestiones de estado a su mujer María Luisa de Borbón y el gobierno a su favorito Manuel de Godoy desde 1792.

“La familia de Carlos IV”, 1800. Goya demuestra en este lienzo, la ciencia que aprendió de los grandes maestros. De “Las Meninas” de Velázquez, usa el efecto del “espejo”: todas las figuras, y especialmente la reina María Luisa, que está al centro geométrico de la composición (y de la monarquía), posan como si se admiraran a sí mismos en el espejo. Y como Velázquez hizo en su pintura, Goya también se incluyó, a la izquierda, en la parte oscura del lienzo. De “La ronda de noche” de Rembrandt, Goya se atreve a presentar la figura vestida de negro del rey Carlos IV en la parte frontal, sin respetar las leyes formales del “clasicismo”. Los miembros de la realeza, estaban encantados con estas representaciones veraces. Cegados por su propia vanidad, sólo vieron el vestido resplandeciente de la reina, y el triunfo del decoro real. El pertenecer a la casta oligárquica les impidió la evidencia de la fealdad moral de su apariencia, o la sombra poderosa que avanza por la izquierda, que anuncia su destrucción. Por lo tanto, Goya, inmortaliza, en verdad, su insensata mortalidad.

 Manuel de Godoy”, 1801. Godoy, el jóven guardaespaldas de la reina, fue promovido para tomar las riendas del reino. Godoy, que era conocido por sus aventuras sexuales, traicionó a los humanistas por órdenes de la Inquisición. En este retrato, hecho el mismo año que recibió el título de Generalísimo de los Ejércitos de Tierra y Mar, Goya sugiere donde yace su poder real, en las palabras de un biógrafo, “entre sus poderosos muslos, un bastón con mango nudoso se levanta.” Goya, pone el trasero de un caballo, al lado de Godoy..

Mientras Goya  participará en la decoración de la basílica del Pilar de Zaragoza y de San Francisco el Grande. La enfermedad que sufrió en 1793 (saturnismo, envenenamiento por plomo, común en algunos pintores) le dejó sordo. Pero siguió retratando: Jovellanos, Moratín, la Duquesa de Alba…(en estos años pinto la mitad de sus retratos). De las obras de encargo escapa a las de afirmación personal y al blanco y negro. Inicia Los Caprichos, una serie de ochenta aguafuertes inspirados por el arte de la caricatura en auge en Inglaterra ( Gilmore, Hogarth…) en los que crera un mundo de fantasía y sátira social y política frente a al inmovilismo, el oscurantismo, la tiranía y la opresión religiosa al tiempo que desata una sensibilidad artística subjetiva y de libertad creativa inconcebible en su tiempo. Dicen que sus amigos le llamaron a la autocensura para evitar los conflictos. En 1799 se imprimieron en la embajada francesa y Goya puso  a la venta más de trescientas series de los “Caprichos: lenguaje universal, dibujados y grabados por Francisco de Goya”

 

Las viejas”, 1808-1812. Esta pintura, da un giro adicional al Capricho 55, ya que el anciano barbado (el Tiempo, que vimos en “Alegoría de la Constitución de 1812”), está por barrer a las viejas oligarcas con su escoba. La reina María Luisa es identificada, por que lleva en su cabello el mismo broche de diamantes en forma de flecha que vemos en el retrato de la familia real.

 La guerra de independencia la pasó en España, mantuvo como otros su puesto de pintor de la Corte de José Bonaparte y se centró sobre todo en sus dibujos y grabados de la serie de Los desastres de la guerra. En ellos denuncia las  terribles consecuencias sociales de la guerra y los horrores, un reportaje de las atrocidades cometidas, sin héroes, con víctimas que son individuos de cualquier clase y condición. Una guerra brutal que es algo más que una guerra frente al francés invasor.  Una denuncia que trascendien la contingencia de  la contienda española, de un tiempo en el que comienza un primer intento de revolución liberal para poner fin alas estructuras socioeconómicas del Antiguo Régimen, de la Inquisición y del régimen feudal. Poco se sabe de la vida personal de Goya durante estos años. 

 En estos años pinta  El Coloso -tal vez  evocación del monstruo de la barbarie napoleónica- pero también el retrato de El Empecinado labriego convertido en guerrillero que acabó como mariscal de campo en 1814 y ejecutado por “el deseado• diez años más tarde

Juan Martin Diaz, Determined to - Francisco Goya

Juan Martín Díez, el Empecinado (1793-1825). Su figura fue tratada también en uno de los Episodios Nacionales de Galdós

“Goya, vos no merecéis sólo la muerte, pero la horca. Si os perdonamos, es porque os admiramos”. Fernando VII, 1814.

               Goya no perdió su cargo ni con José Bonaparte ni con Fernando VII. No se significó políticamente con la palabra, al menos públicamente si bien quedó clara su vinculación con los ilustrados afrancesados y muchos de sus amigos tomaron partido por José Bonaparte al que veían  más como una garantía de progreso. Como muchos españoles tuvo que conjugar la esperanza de que el monarca francés trajese a España el progreso y las reformas con la profunda herida en su orgullo ante el invasor. Goya pasó y sobrevivió por toda una serie de cambiantes situaciones políticas como refleja la historia del rótulo de su Alegoría de la Villa de Madrid de 1809 que hoy está en el Museo de Historia de Madrid

 En 1814 pinta dos grandes cuadros a propósito de los sucesos del levantamiento del dos de mayo de 1808, que sientan un precedente tanto estético como temático para el cuadro de historia, que no solo comenta sucesos próximos a la realidad que vive el artista, sino que alcanza un mensaje universal. La carga de los mamelucos y Los fusilamientos  del 3 de mayo o de la Montaña de Príncipe Pío.

La intención de estas obras  la manifiesta  el propio Goya:  “Siento ardientes deseos de perpetuar por medio del pincel las más notables y heroicas acciones o escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa.”

 Incómodo con la Restauración absolutista, se encierra en sus Pinturas  Negras: catorce obras murales que pinta Goya entre 1819 y 1823 con la técnica de óleo al secco sobre la superficie de revoco de la pared de la Quinta del Sordo. Fueron pintadas en la época del Trienio Liberal y del ajusticiamiento de Riego por parte de Fernando VII, dando lugar al exilio de los liberales y afrancesados supervivientes  entre los que se contó el propio pintor. La sátira de la religión —romerías, procesiones, la Inquisición— los enfrentamientos civiles —el Duelo a garrotazos, las tertulias y conspiraciones, la interpretación en clave política del Saturno (el Estado devorando a sus súbditos o ciudadanos) representan el mundo caduco del Antiguo Régimen concuerdan con la situación de inestabilidad que se produjo en España durante aquellos años.

 Saturno devorando a un hijo. Goya usa una metáfora poderosa para presentar una “idea pesada”. Saturno es el nombre romano del titán griego Cronos (el tiempo). El artista muestra el egoismo del “antiguo régimen”, una generación tan preocupada consigo misma, que prefiere devorar su descendencia antes de verse privada de sus privilegios y comodida

 Duelo a garrotazos  prefigura la lucha entre las Dos Españas que se prolonga en el siglo XIX entre progresistas y moderados, y en general en las posturas antagónicas que desembocaron en la Guerra Civil Española.

 

 

 Goya se va al exilio en 1824. Tenía entoces 78 años. Una litografía muestra el dibujo de un anciano que camina con la ayuda de dos bastones, con la siguiente leyenda: “Aún aprendo”. La lechera de Burdeos adelanta el impresionismo y hay quie la mira como la añoranza de Goya por la vida juvenil y plena, del mijos modoe que los versos de Antonio Machado, también exiliándose de otra represión, recordaba  «estos días azules y este sol de la infancia». Muere en 1828 y desde 1919 sus restos descansan en la ermita de san Antonio de la Florida. 

 Resultado de imagen de Aun aprendo

 

 

GOYA Y JOVELLANOS

  

 «Eran personalidades complementarias, lo que no tenía el uno lo tenía el otro. Jovellanos era un hombre muy pensativo, muy melancólico, un ilustrado; y por otro lado, Goya era muy vitalista, un hombre al que le gustaba la fiesta, la tauromaquia». Participan de las mismas ideas, son masones, ambos militan en academias, están juntos en la Corte y no están de acuerdo con el absolutismo, son gente ilustrada, unos iluminados cuando está ya muy avanzado el siglo XVIII» Goya y Jovellanos se conocen en Madrid. Entre 1795 y 1811, a pesar de las dificultades, se hiceron grandes amigos

 Arturo Azuela (México DF, 1938) 

Goya hizo dos retratos de Jovellanos:

En 1798, Goya es el pintor de la Corte y como tal hace el primer  retrato de Jovellanos (en el Museo del Prado). al poco tiempo de ser nombrado  ministro de Gracia y Justicia. Firma  en la carta que lleva en la mano. Tras el ministro sentado y melancólico, aparece Minerva diosa de la sabiduría y protectora de las artes que se apoya en el escudo del Real Instituto Asturiano de Náutica y Mineralogía, cuyo promotor y fundador fue el propio Jovellanos. Para muchos, culmina “el retrato intelectual goyesco, simbólico y amistoso, digno y elegante, refinado y sincero” del ilustrado que tanto influyó en su forma de ver el mundo.

Diez claves para un retrato

 El segundo  retrato  es el de Jovellanos en el arenal de San Lorenzo y  ha sido recientemente noticia por aparecer, tras haber sido escaneado, un retrato de una joven en la capa inferior.  Los estudiosos de Goya dicen que eso es habitual en su obra, reciclaba retratos antiguos para tardar menos  en realizar los retratos de sus amigos, que sólo posaban para él durante una única sesión. Ambos personajes están en la misma postura, algo justificado por esa búsqueda de economía en el tiempo.

Retrato de  Gaspar Melchor de Jovellanos, 1783. Museo de Bellas Artes de Asturias

 A tenor de sus dos nombres de pila –Gaspar y Melchor– alguno se dirá, incluso medio en broma, que falta Baltasar. Pues ni medio en broma, porque efectivamente se llamaba Baltasar Melchor Gaspar María Jove Llanos y Ramírez. Sus devotos padres, de linaje ilustre pero sin excesiva fortuna, así lo decidieron. Querían que el bebé los llevara, en honor a los Reyes Magos, ya que había nacido en 5 de enero. De 1744. Y, por supuesto, a la retahíla de nombres se unía el de la madre de Jesús. Ese ambiente religioso resultó fundamental a la hora de comprender el discurrir por los primeros años de vida del joven, el décimo de doce hermanos. A las niñas las destinaron para el matrimonio desde muy jóvenes, mientras que a los niños les esperó una larga formación escolar. En su caso, con solo 13 años, se fue a vivir a Oviedo de la mano del obispo Manrique de Lara. Su precoz objetivo era estudiar Filosofía, una rama del saber vinculada a la Ilustración desde que arrancara en aquel tiempo para dar luz después de siglos de tinieblas en los que la razón estuvo siempre supeditada al designio divino.

Fuente: historiavieja

“Nadie mejor que Jovellanos para poner rostro al movimiento de la Ilustración”

 Nació en Gijón, en 1744. Este poeta, economista y estadista, inspirado por Campomanes, se convirtió en la figura más importante y noble de los “ilustrados”. Estudió en Oviedo, Ávila y Alcalá de Henares. Se doctoró en cánones (1761) y entró en la Administración. En 1767 fue a Sevilla con el cargo de alcalde del crimen (letrado que integraba determinadas salas de algunas Audiencias y Chancillerías). En 1778 se traslada a Madrid. En 1782 formó parte de la comisión que puso en marcha el Banco de San Carlos. Fue miembro de la junta de comercio de la Sociedad Económica Matritense y, desde diciembre de 1784, su director. Redacta diversos estudios sobre la economía de España, entre los que tiene singular valor el Informe sobre la Ley Agraria, en la que aboga por la liberalización del suelo, recogiendo el pensamiento liberal, norma sobre la que el Consejo de Castilla había volcado sus esperanzas para reformar y modernizar la agricultura peninsular. Fue miembro de la Real Academia de la Historia (1779), de la Real Academia de San Fernando(1780) y de la Real Academia Española (1781). En 1787 presentó el drama “El delincuente honrado”. Con el  inicio de la Revolución francesa paralizó con Carlos IV las ideas ilustradas y apartó de la vida pública a la mayoría de los pensadores avanzados.

Probó la poesía con las epístolas “Jovino a sus amigos de Salamanca”, de tono moralizante y neoclásico, y “A sus amigos de Sevilla”, de contenido sentimental. En 1797, Manuel de Godoy, el favorito de la reina María Luisa, lo nombró Ministro de Gracia y  Justicia. Intentó reformar la justicia y frenar a la Inquisición pero apenas duro 9 meses y regresó a a Gijón.Bajo presión de la Inquisición, se le acusó de haber introducido en España un ejemplar de “El contrato social” de Rousseau, y fue encarcelado y deportado a Mallorca (1801). Hasta mayo de 1802 residió en la Cartuja de Valldemosa, donde escribió “Memoria sobre educación pública”. Confinado en el Castillo de Bellver, fue liberado tras el motín de Aranjuez (1808). Con la invasión francesa en 1808, se convirtió en la eminencia gris de la Junta Central de la resistencia de los patriotas españoles en Sevilla. Murió en Puerto de Vega, en 1811.

GASPAR MELCHOR DE JOVELLANOS

Biografía de Jovellanos en  cervantesvirtual

Jovellanos el hombre y el pedagogo

 Ideas económicas. Informe sobre la ley agraria. Fisiócrata y liberal

 Jovellanos cultivó varios géneros literarios (como poesía y teatro) pero sus escritos principales  fueron ensayos de economíapolíticaagriculturafilosofía y costumbres, desde el espíritu reformador del despotismo ilustrado. Entre ellas destacan el Informe sobre la ley agraria, que escribió en una primera versión en 1784 pero que no envió hasta 1787 a la Sociedad Económica Matritense, que la remitió al Consejo de Castilla y que se publicó en 1795. En ella Jovellanos se muestra partidario de eliminar los obstáculos a la libre iniciativa, que dividía en tres clases: políticos, morales y físicos. Entre ellos estaban los baldíos, la Mesta, la fiscalidad, la falta de conocimientos útiles de los propietarios y labradores, las malas comunicaciones y la falta de regadíos, canales y puertos. Para corregir esta situación Jovellanos propone que los baldíos y montes comunales pasen a la propiedad privada, disolver la Mesta, cercar las fincas, y que los arrendamientos estén basados en el pacto libre entre los colonos y los propietarios, además de la limitación de los mayorazgos y la supresión de la amortización eclesiástica o de la eliminación de las trabas sobre los agricultores, además de la reforma de los impuestos.

Estas medidas crearían las condiciones para la constitución de un mercado de tierras, un aumento de la producción y la creación de un mercado nacional unificado que posibilitarían que aumentara la población y su nivel de vida, lo que serviría de base para el inicio de la industrialización.

Ideas educativas.- Ilustrar a los pueblos para que sean felices

Considera Jovellanos que la educación es el fundamento de la felicidad de los pueblos: “para hacer a los pueblos felices era preciso ilustrarlos” , pues la educación es “el primer origen de la prosperidad social” de los estados , al mismo tiempo que base de la virtud y las costumbres sin las cuales “ningún estado puede prosperar, ninguno subsistir” . Con este planteamiento, llega a la muy halagüeña conclusión de que “con la instrucción todo se mejora y florece; sin ella todo decae y se arruina en un estado” . En contrapartida, la causa de todos los males (infelicidad) es la ignorancia: “¿No es la ignorancia el más fecundo origen del vicio, el más cierto principio de corrupción?” .

A esto habría que añadir la reforma de la enseñanza, para hacerla más práctica, dándole más importancia a las materias científicas, y la inversión del Estado en obras públicas.

Ideas políticas.- Los jovellanistas

Recibieron este nombre un buen número de intelectuales españoles opuestos a Napoleón que seguían las doctrinas de Jovellanos, el gran pensador de la Ilustración, muerto en plena guerra de la Independencia.No aceptaron las renuncias de Bayona pero, como los afrancesados, defendían la necesidad de reformas y de una constitución acorde a la tradición española.Tomaban como modelo el sistema político británico. El poder judicial debía ser independiente, pero el poder legislativo y el ejecutivo debían estar unidos, puesto que las Cortes (constituidas por los tres estamentos tradicionales) debían tener también labores en el gobierno.

Fuentes:

http://schillerinstitute.org/spanish/art/goya_against_synarchism.html

http://www.elcomercio.es/v/20101026/cultura/relacion-entre-goya-jovellanos-20101026.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Gaspar_Melchor_de_Jovellanos#Madrid

file:///C:/Users/Luis/Downloads/Dialnet-NotasSobreElPensamientoEducativoDeJovellanos-252462.pdf

 

GOYA EN PROFUNDIDAD

 

 Goya y su tiempo. Enlaces para preparar una visita al Museo del Prado 

Página web oficial del Museo del Prado.

Historia del Museo del Prado.

Infografía para la localización del museo y orientación en la salas.

Biografía de Goya.

Básicos de Madrid: Goya en el Museo del Prado. Un vídeo que muestra una rápida visita virtual

 Goya en Artehistoria

Goya, pintor de luces y sombras

Los fusilamientos del tres de mayo

Otros ojos pàra mirar un cuadro: Los fusilamientos del 3 de mayo

MIrar un cuadro:La carga de los mamelucos

La lucha con los mamelucos: el 2 de mayo en Madrid y los fusilamientos del 3 de mayo

Audioguía Pinturas Negras

Secuencia de Goya en Burdeos (Carlos Saura 1999). Pinturas Negras

La mirada invisible: Las pinturas negras

 Puedes acceder a más información, enlaces y vídeos en el Blog El pasado del tiempo en las entradas:

La web del Museo del Prado como recurso didáctico

Goya en el cine

Entradas en I-spn-ya en el tiempo

 Categoría.- Crisis del Antiguo Régimen (1788-1833)

 

«

Austrias (XVI-XVII) y Borbones (XVIII)

Una visita virtual al Museo del Prado para conocer los retratos de Austrias y Borbones y sus historias. El arte, la pintura como fuente histórica

Los Austrias mayores. Carlos I y Felipe II. Biografías

El emperador Carlos V, a caballo, en Mühlberg, Tiziano, 1548, óleo sobre lienzo, 335cm x 283cm. P410

El emperador Carlos V, a caballo, en Mühlberg, 1548

Carlos V, biografía

Audioguía de El emperador Carlos V, a caballo, en Mühlberg, de Tiziano.

Audioguía de El emperador Carlos V y el Furor de Leone Leoni.

Fotografía de la escultura, donde el emperador se muestra sin la armadura

Resultado de imagen de La Emperatriz Isabel de Pompeo y Leone Leoni,

La Emperatriz Isabel  de Pompeo y Leone Leoni, 1564

Obras de los Leoni en el Museo del Prado

Felipe II, biografía

Resultado de imagen de Felipe II, de Tiziano, 1551

Felipe  II, de Tiziano, 1551

Resultado de imagen de Felipe II. de Pompeo y Leone Leoni

Felipe II.  de Pompeo y Leone Leoni.

Resultado de imagen de El príncipe don Carlos de Alonso Sánchez Coello.

El príncipe don Carlos de Alonso Sánchez Coello.

María Tudor, reina de Inglaterra, segunda esposa de Felipe II.A de Antonio Moro.

Los Austrias menores.

Felipe III, Felipe IV y Carlos II. Biografías

Resultado de imagen de felipe III a caballo, Velázquez,

Felipe III a caballo, Velázquez, 1634-35

Resultado de imagen de El Duque de Lerma, de Rubens

El Duque de Lerma, de Rubens

Alejandro Vergara, Jefe de Conser­vación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo Nacional del Prado y José Esteve, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Barcelona comentan el tema “Política: Relación del poder con la monarquía” en relación con El Duque de Lerma, de Rubens. Duración el vídeo: 11’07”

Felipe IV, de Velázquez

Javier Portús, jefe de Conservación de Pintura Española (hasta 1700) del Museo Nacional del Prado y Gemma Marfanny, profesora titular de Genética en la Universidad de Barcelona, especializada en genética molecular y diagnosis genética de enfermedades, comentan el tema: “Genética: Genes, dinastías y enfermedades” en relación con Felipe IV, de Velázquez. Duración del vídeo: 11’30”

Es el último retrato real hecho por Velázquez, realizado en 1657. A pesar de que le muestra con respeto y dignidad propios de su clase, se observan en el rostro del soberano los rasgos propios de su edad, cansancio y atosigamiento por las preocupaciones de un reino encaminado hacia la decadencia. La precisión con que el cuello está realizado advierten la larga cabellera, ya no a la moda española, sino a la francesa, dominante para entonces en todo el mundo. Con cincuenta años de edad encima, el rey es un hombre acabado y su única esperanza son sus dos hijos: Margarita y Felipe

Felipe IV con coraza, 1624

Retrato ecuestre de Felipe IV, 1633-1635

La Rendición de Breda, o Las Lanzas

Audioguía de La Rendición de Breda, o Las Lanzas de Velázquez.

Mirar un cuadro (RTVE)

Las Lanzas, de Velázquez

Javier Portús, jefe de Conservación de Pintura Española (hasta 1700) del Museo Nacional del Prado y Albert Falcó, doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Pompeu i Fabra comentan el tema: “Política: Relación con los conflictos” en relación con Las Lanzas, de Velázquez.Duración del vídeo: 7’32”

Gaspar de Guzmán, Conde duque de Olivares a caballo, Diego Velázquez, 1638

Carlos II. Audioguía de Carlos II y La reina Mariana de Austria, de Juan Carreño de Miranda

Mariana de Austria por Diego Velázquez, 1656

Los Borbones del siglo XVIII

Historia de los Borbones

La familia de Felipe V, Louis Michel van Loo (1743)

Juan J. Luna Fernández, jefe del Departamento de Pintura del Siglo XVIII del Museo, comenta la obra La familia de Felipe V de Louis Michel van Loo. Duración del vídeo: 11’25”

Audioguía de La Familia de Felipe V, de Louis Michel van Loo

Felipe V e Isabel Farnesio en 1543

Retrato de Luis I como rey de España, por Jean Ranc (1724)

Fernando VI de niño por Jean Ranc, 1723

Retrato del rey Fernando VI, por Louis-Michel van Loo

Carlos como Rey de Nápoles y Sicilia, Rey de las Dos Sicilias por Giuseppe Bonito

Retrato de Carlos III por Goya

La familia de Carlos IV, 1800

Mirar un cuadro. La familia de Carlos IV en RTVE

 

La familia real de Carlos IV

alt

Miradas sobre el siglo XVIII español

La España del siglo XVIII en el cine y la literatura

Esquilache, Josefina Molina, 1988

Recrea un suceso ocurrido durante el reinado de Carlos III. Sectores de la población se rebelan contra las leyes establecidas por el Marqués de Esquilache. Ambientada en Madrid, Domingo de Ramos de 1766. Cuando el Marqués de Esquilache (Fernán-Gómez) llega a su residencia, La Casa de las Siete Chimeneas, todavía se oyen por las calles los gritos de ¡Muera el mal gobierno! ¡Muera Esquilache!. Acompañado por su secretario Antonio Campos (López Vázquez), comprueba horrorizado los efectos del saqueo a que ha sido sometida su casa. A continuación, el ministro italiano de Carlos III, acompañado de Fernanda (Ángela Molina) y Campos, se dirige al Palacio Real al tiempo que evoca sus entrevistas con el rey (Adolfo Marsillach), los enfrentamientos con los nobles españoles, la corrupción de la esposa de Esquilache (Concha Velasco) y, sobre todo, su relación sentimental con Fernanda.

En Esquilache (Josefina Molina, 1988) la crisis del Antiguo Régimen y las contradicciones del Despotismo Ilustrado se trasladan al presente cuando la directora del film, con motivo de su estreno, dice ver “muchos esquilaches en el panorama de la política española” y convierte la animadversión de los aristócratas de linaje y la incomprensión de los súbditos al proyecto ilustrado dieciochesco en una metáfora de la experiencia del gobierno socialista que intenta modernizar Españas frente a las fuerzas inmovilistas a finales de los ochenta. Junto a esta doble lectura, surge una tercera, si consideramos la película como una relectura de la pieza teatral Un soñador para un pueblo (Antonio Buero Vallejo, 1958), que representaba el absurdo de los principios inamovibles del Movimiento Nacional. Es decir, encontramos tres tiempos que interactúan en el discurso cinematográfico: el evocado (siglo XVIII), el de la producción de la película (los ochenta) y el de la obra teatral de Buero (el franquismo).

Para saber más…

http://www.educa2.madrid.org/web/educamadrid/principal/files/50634762-99ab-4012-8a2f-36333fa5a9ea/ELMOTINDEESQUILACHE.pdf

http://www.academiagalegadoaudiovisual.com/attachments/ESQUILACHE.pdf

http://www.esdelibro.es/archivos/trabajos07/200700131_motin_trabajo.pdf

http://es.wikipedia.org/wiki/Mot%C3%ADn_de_Esquilache

Los fantasmas de Goya de Milos Forman, 2006

La acción transcurre en España de 1792 y 1809 y narra la historia, a través de la mirada de nuestro genial pintor patrio, de un grupo de personas inmersas en un período de convulsión política y cambios históricos. La acción transcurre desde los últimos años de la Inquisición a través de la invasión del Ejército napoleónico hasta la última derrota de los franceses y la restauración de la monarquía española por parte del potente ejército invasor de Wellington. Javier Bardem es el Hermano Lorenzo, un astuto y enigmático monje perteneciente al círculo más selecto de la Inquisición, que se involucra con la musa adolescente de Goya, Inés (Natalie Portman), cuando es falsamente acusada de herejía y enviada a prisión. Stellan Skarsgard interpreta a Francisco de Goya, nuestro celebrado artista, conocido tanto por sus coloridas obras como por las oscuras descripciones de la brutalidad de la vida y la guerra en nuestro país.

La novela y el guión en que se basa el film fue escrito por Milos Forman y Jean Claude Carriére. En 1791, durante el reinado de Carlos IV, España es todavía un vasto imperio y la Inquisición, en sus últimos coletazos antes de extinguirse, trata de reprimir las ideas que llegan de la Europa ilustrada, sobre todo de la Francia revolucionaria. En ese mundo de miras estrechas, Goya se ha convertido en pintor de la corte; entre los clientes que acuden para que les retrate se encuentran Lorenzo Casamares, influyente dominico del Santo Oficio, e Inés Bilbatua, joven hija de un comerciante vasco amigo de Goya. Desde el instante en que Lorenzo ve un esbozo de Inés en el taller del pintor, los destinos de ambos, sujetos a los avatares de la Historia, se entrecruzarán en una trágica historia de persecuciones inquisitoriales, de amor y cárcel, que se prolongará hasta la invasión de las tropas napoleónicas, el reinado de José Bonaparte y el regreso de los Borbones.

Jean-Claude Carrière y Milos Forman dan vida al universo pictórico de Goya, con unos personajes que parecen surgidos de los más oscuros sueños del autor de Los caprichos y Los desastres de la Guerra: un Goya, con sus luces y sus sombras, convertido en el hilo conductor de este relato trepidante. Una historia que transporta al lector tanto a las sesiones de pintura con la reina María Luisa como a los tribunales de la Inquisición, a los encuentros entre Carlos IV, el futuro Fernando VII y Napoleón, o a los paseos de las majas por los jardines del Retiro, a la invasión napoleónica o los fusilamientos del 2 de Mayo.

Para saber más…

http://cnweb.cn.edu/tedu/NCATE-State/Spanish/StudentWorkSamples/worksampleSpan415.pdf

http://proyectodecine.files.wordpress.com/2010/07/helena-soleto-fantasmas-goya.pdf

La Misión de Roland Joffé, 1986

Narra los hechos que ocurrieron realmente en 1756, en la frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina. Junto a las cataratas de Iguazú, los ejércitos español y portugués asesinaron indiscriminadamente a 1.400 indígenas. El dilema entre la resistencia pacífica o armada ante la injusticia de suprimir las reducciones jesuíticas en aplicación del Tratado de Madrid de 1750, puede verse como una transposición de los teólogos de liberación que en los ochenta luchan al lado de las clases populares frente a las dictaduras latinoamericanas.

Para entender el detonante de tal genocidio es necesario remontarse a la llegada de los primeros misioneros, cuya fértil labor espiritual y terrenal fue alimentando, involuntariamente, la hostilidad de la metrópoli, que en su desarrollo, creerá ver a un molesto rival, que podía limitar su autoridad, o poner en peligro su hegemonía. En 1609, llegaba a aquellas tierras el primer grupo de jesuitas. Las reducciones que instauraron no tardaron en convertirse en fuertes competidoras de ciudades cercanas, como Asunción o Buenos Aires. La prosperidad que alcanzaron obstaculizaba las aspiraciones expansionistas de Portugal en Ultramar, que a esas alturas, consideraba obsoleto el Tratado de Tordesillas firmado en 1494.

El 13 de enero de 1750, en virtud del Tratado de Límites (del que se ha hecho mención anteriormente), impulsado por el ministro José de Carvajal, se reconocía a España la definitiva posesión de las islas Filipinas (situadas en el hemisferio portugués de acuerdo con la línea divisoria establecida por el Tratado de Tordesillas), y se fijaba la frontera en la América del Sur. La colonia del Sacramento quedaba en poder de España, alejándose a Portugal del Río de la Plata. En cambio, se le cedían los siete pueblos de las reducciones del Ibicuy (Río Grande del Sur). También se le reconocía a Portugal su expansión a lo largo del río Amazonas. El Tratado, no ejecutado por la oposición del Marqués de la Ensenada y de Carlos III, y la sublevación de los indígenas del Paraguay, fue renovado por el Tratado de San Ildefonso de 1777, y ratificado por el Tratado de El Pardo de 1778. A cambio, Portugal reconoció la soberanía española en Filipinas. Por esta sucesión de tratados, se resolvieron las divergencias territoriales que mantuvieron durante mucho tiempo España y Portugal, y las frecuentes incursiones de “bandeirantes” (bandoleros portugueses), en territorio español cesaron gradualmente. Sin embargo, la resistencia que, como muestra el filme, opusieron los indígenas a las tropas hispano-portuguesas redundó en perjuicio propio, y afectó, por extensión a toda la orden jesuita. La Compañía fue expulsada de los dominios españoles en 1767, y extinguida en 1773. El Marqués de Pombal, a quien se le muestra acertadamente contrario a la Compañía de Jesús, convenció al Papa, con quien compartía cierta animadversión hacia la orden, para que enviase a la colonia al Cardenal Saldanha (que no, Altamirano), a fin de supervisar el cumplimiento del pacto hispano-portugués, que debía llevarse a cabo tan pronto como fuera posible, y excluyendo cualquier obstáculo que pudiera paralizarlo. Es por ello, por lo que la ulterior demarcación territorial entre las posesiones coloniales de España y Portugal, no se efectuaría definitivamente, hasta que la orden jesuita no fuera asimilada o expulsada de sus enclaves. Desgraciadamente, españoles y portugueses se decantaron por la segunda opción. Y aunque los guaraníes se defendieron encarnizadamente contra ofensiva tan atroz, no pudieron resistir por mucho tiempo. –

Para saber más…

http://publicaciones.ua.es/filespubli/pdf/LD84790846691219635.pdf

Memorias de Saint Simon y Memorias del capitán George Carlenton de Daniel Defoe

Para el reinado de Felipe V, tenemos las Memorias de Saint Simon (1721-1722) que nos muestra la historia desde dentro de la Corte del primer Borbón y la novela de aventuras de Daniel Defoe Memorias de guerra del capitán George Carleton ambientada en la Guerra de Sucesión

Un soñador para un pueblo de Antonio Buero Vallejo

Obra de teatro ambientada en el siglo XVIII, que recrea un acontecimiento relevante de la Historia de España, como fue el motín de Esquilache. El pueblo, simbolizado por Bernardo, se levanta contra las imposiciones modernizadoras de Esquilache, Ministro de Carlos III. José Tamayo la estrenó en el Teatro Español en 1958

Cartas desde España de José Blanco White

Fueron apareciendo en 1821 con el seudónimo Leucadio Doblado y llegaron a recogerse en un volumen en 1822. En ellas, al lado de páginas costumbristas como las descripciones de la Semana Santa, de las corridas de toros y de los espectáculos teatrales, critica acerbamente la intolerancia y atraso de España alejada del discurso ilustrado y relata el desconcierto que llevará al 2 de mayo de 1808

El proceso de Macanaz de Carmen Martín Gaite.

U ensayo que recoge la exhaustiva investigación que la autora realizó en el Archivo Histórico Nacional, el de Simancas y el de Affaires étrangères de París para esclarecer el complejo proceso seguido por parte de la Inquisición contra Melchor Rafael de Macanaz (Hellín, 1670-1760). Pensador, escritor, político regalista y fiscal general del Consejo de Castilla con Felipe V, Macanaz pasó gran parte de su vida exiliado en Francia. Conocedor de los secretos diplomáticos entre España, Francia y la Santa Sede, es un personaje clave para entender buena parte de nuestra historia.

Así explicaba su autora la génesis de este El proceso de Macanaz:

“Leyendo, un día de otoño de 1962, el libro de Ferrer del Río Historia del reinado de Carlos III, me asomé, en su prólogo, a la desgraciada historia de don Melchor Rafael de Macanaz, cuyo nombre, denigrado y unido al de «regalismo», apenas si me sonaba de mi lectura de la Historia de los heterodoxos, de Menéndez Pelayo.
Desde aquel momento, mi curiosidad por completar tan confusa y arrinconada historia fue creciendo tan ardientemente que el deseo de ahondar en el inexplicable proceso que llevó a Macanaz a la fama, al destierro, a la cárcel y a la muerte, llegó a sustituir en mí a todo otro proyecto intelectual.
Algunas personas, que conocían mi anterior dedicación a la literatura, se extrañaron de este inesperado derrotero y aun hubo quien llegó a indignarse seriamente al comprobar lo absorbente y terco de este nuevo afán por seguirle el rastro a un muerto que, según ellos, se cruzaba en el camino de mi auténtica vocación. Esto, aparte de que es muy discutible, nos llevaría a pensar en la relación que pueden tener las historias falsas con las verdaderas, y a otras muchas cuestiones que no son del caso, como, por ejemplo, la de poner en duda el que uno tenga que atenerse implacablemente a una dedicación fija”

Para saber más…

http://www.siruela.com/archivos/fragmentos/Macanazfr.pdf

http://blogs.elpais.com/papeles-perdidos/2012/01/martin-gaite-hurga-en-la-inquisicion.html

Cartas Marruecas de José Cadalso

Conforman una novela epistolar publicada en 1789 de forma póstuma. Es un conjunto de noventa cartas que narran la historia de Gazel, un joven marroquí que tras viajar por toda Europa lega a España en la comitiva de un embajador de Marruecos, y que aprovecha la oportunidad para conocer las costumbres y la cultura del país, y compararlo con otros países europeos. A Cadalso le preocupaba especialmente la cuestión de la decadencia de España, a la que comparaba con una casa grande -otrora, magnífica y sólida- que se había ido desmoronando con el paso de los años. Su obra recibió censura en algunas ediciones a causa de las severas críticas hacia el país. Según opinaba este autor, entre las causas de dicha decadencia se hallaban las siguientes:

  • Las largas y costosas guerras que tuvo que librar España.
  • La división de España a principios del siglo XVIII con la Guerra de Sucesión (mientras Castilla apoyaba a Felipe de Anjou, la Corona de Aragón era partidaria del archiduque Carlos).
  • La emigración de parte de la población española al continente americano para colonizarlo.
  • El atraso de la Ciencia en nuestra nación, donde no se tomaban en consideración los avances de las matemáticas, la medicina o las restantes disciplinas científicas.

El patriotismo de Cadalso se podría calificar de “reflexivo”, porque buscaba conservar aquello que España tuviera de útil y válido, desterrando todo lo que no poseyera estas dos cualidades.

El jardín de las dudas de Fernando Savater, 1993

Novela ambientada en la España del siglo XVIII y en los pensamientos ilustrados de Voltaire. Cuenta la historia de una dama francesa francesa establecida en España de nombre Carolina de Beauregard, Condesa de Montoro, que, luego de admitir su alto grado de aburrimiento por vivir en un Madrid que no es capital ni nada que se le parezca sino simplón pueblo grande, lleno de moscas, de mierda, de rezos, de curas, de hembras sin cerebro ni instrucción bostezando tras sus rejas de gañanes embozados que no piensan más que en las fechorías de los bandoleros y en las estocadas de los matadores”, decide enviar una carta al intelectual Voltaire con el fin de que éste no la deje morir de hastío y le narre su historia como filosofo y pensador, pero sobre todo como hombre.

A partir de este momento inicia un intercambio amplio de correspondencia entre ambos personajes en la que Voltaire expondrá su pensamiento, sus combates intelectuales, sus penas de cárcel, destierro, su lucha contra el fanatismo religioso y sus causas humanitarias.

Un artista en su tiempo: Francisco de Goya

Resultado de imagen de Goya autorretrato museo del prado

Goya en el Museo delPrado 

Goya en el Museo del Prado

Goya en Madrid

Visita por el Madrid de Goya

Los fusilamientos de Goya

Goya en el cine

 

Miradas sobre el siglo XVII español

Resultado de imagen de Felipe III de velazquez

 

Resultado de imagen de Felipe IV a caballo velazquez en el prado

 

Count-Duke of Olivares.jpg

 

Juan de Miranda Carreno 002.jpg

Lecturas:

Una mirada a dos retratos ecuestres

Entrevista a John Elliott

El conde duque de Olivares fue el primer modernizador de España”

Las patrias de Alatriste

Apoyo Audiovisual

Serie Memoria de España:

La decadencia política del siglo de oro

Decadencia de un Imperio: de los Austrias a los Borbones

El siglo de oro

Nueva Historia de España: El siglo de oro

Artehistoria: El siglo de Oro

Recursos para una aproximación al siglo XVII a través de la pintura, el cine y la literatura

Un artista, Diego Velázquez

Exposición Velázquez y la familia de Felipe IV”

Biografía y obra de Velázquez

Velázquez en la galería online del Museo del Prado

Velázquez vuelve al Museo del Prado

La crisis del siglo XVII y la batalla de Rocroi

La España de Felipe IV en dos películas de cine

El rey pasmado (Inmanol Uribe, 1991). El cuarto Felipe tras disfrutar del cuerpo de la prostituta más bella y cara de Madrid revoluciona a la Corte cuando expresa su deseo de ver también a la reina desnuda. La novela es una Ironía sobre el poder de la Iglesia y de la Inquisición en España.

Alatriste (Agustín Díaz Yanes, 2006). Superproducción de más de veinte millones de euros que muestra las aventuras y andanzas del soldado Diego Alatriste entre las intrigas, corrupción y decadencia del siglo XVII. La película termina en la Batalla de Rocroi (mayo de 1643); que correspondería al último libro de aga de “Las aventuras del capitán Alatriste”. Es en esta batalla donde suena “La Madrugá” como marcha agónica del ejército y donde el ya viejo capitán Diego Alatriste muere. La trama de la película hace un breve recorrido por partes de algunos de los cinco libros publicados hasta el estreno (no hay mención alguna a “Limpieza de sangre”, el segundo libro), manteniendo como hilo argumental de la misma a los personajes principales

Novelas y una biografía para entender el XVII

El Capitán Alatriste de Arturo Pérez Reverte, Punto de Lectura, 2008

Alonso de Contreras: Vida de este capitán

Vida de este capitán de Alonso de Contreras

Biografía de Alonso de Contreras

 John H. Elliott: El Conde duque de Olivares

Manuel Mújica Láinez: El embrujo del rey

Francisco Ayala: “El hechizado” en Los usurpadores

Riña de gatos: Madrid, 1936 de Eduardo Mendoza, Planeta, 2011. Un libro que lleva a Velázquez a una intriga en lel Madrid de 1936

Un soneto sobre la decadencia de un Imperio

Miré los muros de la patria mía,

si un tiempo fuertes ya desmoronados

de la carrera de la edad cansados

por quien caduca ya su valentía.

Salíme al campo: vi que el sol bebía

los arroyos del hielo desatados,

y del monte quejosos los ganados

que con sombras hurtó su luz al día.

Entré en mi casa: vi que amancillada

de anciana habitación era despojos,

mi báculo más corvo y menos fuerte.

Vencida de la edad sentí mi espada,

y no hallé cosa en que poner los ojos

que no fuese recuerdo de la muerte.

Enseña como las cosas avisan de la muerte” en Paraíso cerrado de Francisco de Quevedo

El capitán Alatriste en cómic

Resultado de imagen de comic alatriste

Los oscuros callejones del Madrid del siglo XVII, las tabernas en las que Quevedo, apurando botellas de vino, escribía sus sonetos, y los corrales de comedias donde Lope de Vega reinaba por sus fueros, son los escenarios que acogen las aventuras del capitán Alatriste, rudo y valeroso soldado que, licenciado de los tercios de Flandes, malvive como espadachín. Junto a él, Íñigo de Balboa, compañero de andanzas; fray Emilio Bocanegra, inquisidor implacable; Gualterio Malatesta, asesino a sueldo, o Luis de Alquézar, secretario del rey, componen el friso de personajes que, aventura tras aventura, han convertido la saga del capitán Alatriste en un éxito sin precedentes.Escenarios y protagonistas han sido magníficamente dibujados por Joan Mundet en esta versión en cómic de El capitán Alatriste, primera novela de la saga. Carlos Giménez, el autor y guionista más importante del cómic español en las últimas décadas, se ha encargado de la adaptación fiel de un texto que, por su rigor histórico, su frescura y su acción imparable, ha sido equiparado a las mejores novelas del género.

El capitán Alastriste. Debolsillo, 2005. Ilustrado por: Joan Mundet. Guión de: Carlos Giménez

La web de Reverte y Alatriste

“No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente”… Con estas palabras empieza El capitán Alatriste, la historia de un soldado veterano de los tercios de Flandes que malvive como espadachín a sueldo en el Madrid del siglo XVII.

Un documental. El Madrid de Alatriste (2006)

Título original: El Madrid de Alatriste (España). Director: Carlos Valcarcel. Duración: 27 minutos.

El antiguo plano “Topographia de la Villa de Madrid” de Pedro Texeira, fechado en 1656, sirve de hilo argumental al documental. A través del mismo es posible, incluso, establecer con exactitud el número de puertas y ventanas de cada casa de la época, los árboles o la longitud de la tapia de un convento y ha sido utilizado por Reverte como guía para construir sus novelas.

El documental recrea el ambiente tanto artístico como histórico del Madrid del Siglo XVII. Además de cuadros, grabados de época y textos consultados, diversos especialistas prestan sus conocimientos para ilustrar una época. El siglo de Oro español que en lo literario va desde Quevedo a las comedias de Lope de Vega, en lo histórico va de los tercios de Flandes a las crisis de la corona española, en lo artístico repasa la producción Velazquez o de Zurbarán.

 

Canciones para después de una dictadura

Del Franquismo a la Transición a través de la canción de autor (enlace web)

alt

El abrazo de Juan Genovés, 1976

Se trata de uno de los iconos de la Transición, una pintura que pertenece a la colección del Museo Reina Sofía de Madrid. Fue utilizada como cartel de la Junta Democrática a favor de la aministía lo que motivó la detención del autor. También fue reoproducida en cartel para Amnistía Internacional.

Posteriormente, en junio de 2003 el mismo Genovés adaptó la obra a un grupo escultórico que se encuentra en la plaza de Antón Martín, dedicado a las cinco personas, abogados laboralustas,asesinadas por grupos de ultraderecha el 24 de enero de 1977 en la denominada matanza de Atocha

HomenajeMatanzaAtocha.jpg

El rock de nuestra transición

16 canciones críticas de rock de la Transición

De la Transición a la Movida

Documental La movida madrileña